Gentrificación : un fenómeno urbano complejo y su uso por las autoridades públicas

Hervé SIOU, Julie BLANCK, 2011

Introducción

El término gentrificación apareció por primera vez en 1963, en un estudio de la socióloga británica Ruth Glass sobre la ciudad de Londres. Inicialmente considerada una «  anomalía ", el aburguesamiento se refiere a   »procesos por los cuales los antiguos distritos centrales populares son profundamente transformados por la llegada de nuevos habitantes pertenecientes a las clases media y alta«   según la definición de Yankel Fijalkow y Edmond Préteceille 1. Estos gentrifiadores, verdaderos « innovadores sociales », pertenecen la mayoría de las veces a una nueva clase media en pleno ascenso, muy dotada de capital social y cultural (profesiones artísticas e intelectuales…). Este fenómeno cobró impulso durante los decenios de 1980 y 1990. Se manifiesta en transformaciones que son a la vez material, social y simbólico en espacios urbanos anteriormente devaluados.

Pero este objeto de estudio de la sociología ha dado lugar a violentas controversias entre los investigadores que han elaborado desde los años 80 diversas teorías: principalmente económicas o culturales. Es interesante observar que, en un contexto de cambio de los marcos de referencia y de retirada del Estado, las teorías anglosajonas han mostrado poco interés en la posible utilización de este fenómeno por las políticas públicas. De hecho, el aburguesamiento se percibe como el resultado de una alianza entre {{los avances socioeconómicos mundiales y las reacciones de los agentes privados. Por lo tanto, se trata de un fenómeno principalmente espontáneo.

Se trata de un enfoque francés que ha demostrado que los agentes públicos pueden asumirlo en el marco de la rehabilitación de los barrios desfavorecidos: embellecimiento y renovación del espacio urbano permiten a las autoridades locales construir un entorno que está en armonía con las aspiraciones de las nuevas clases ricas que dominan económica, social y culturalmente. Estos están en el origen de un modelo ideal de vida urbana al que se ajustan los actores públicos.

Pero esto no está exento de problemas en términos de mestizaje social ya que la rehabilitación de los barrios populares conduce inevitablemente a un aumento de los precios de la tierra. Los antiguos habitantes a menudo se ven incapaces de seguir el ritmo de este desarrollo desde el punto de vista financiero. Por lo tanto, el aburguesamiento implica muchas cuestiones de estilo de vida, cohesión social y políticas urbanas.

I. El aburguesamiento: ¿un fenómeno económico o cultural?

En un artículo que expone las etapas de la investigación sobre la noción de aburguesamiento, Chris Hamnet expone los términos del debate anglosajón. Según él, «  Gentrificación es uno de los principales sitios de este conflicto entre los defensores de la cultura, la preferencia y la acción individual (teoría cultural), y los defensores de los imperativos del capital y el beneficio (teoría económica)  » 2. Por lo tanto, se trata de examinar los argumentos que se oponen a estas diferentes tesis. Contrariamente a lo que afirman sus defensores, no se oponen necesariamente, pero pueden resultar complementarios para comprender el fenómeno del aburguesamiento en toda su complejidad.

La tesis económica

Para estudiar la tesis económica es necesario acercarse a la concepción de Neil Smith, que retoma esta orientación estructuralista, centrada en la producción de espacio urbano como resultado de la interacción de los mercados de tierras y propiedades y los mecanismos de inversión. Según él, los principales actores del aburguesamiento son determinados actores privados cuyo comportamiento está totalmente determinado por la situación económica del posfordismo. Su motivación principal sigue siendo el beneficio.

Más precisamente, en su artículo «  Gentrification and the Rent Gap  »3, responde al trabajo de David Ley afirmando que es la hipótesis económica y la tesis de la ciudad postindustrial lo que importa para entender este fenómeno. Smith está de acuerdo con esta afirmación pero cuestiona los medios de medición utilizados por Ley. Por lo tanto, crea un indicador,   »el diferencial de renta«  , que según él es el principal factor explicativo del aburguesamiento. Según su definición de aburguesamiento, este fenómeno implica no sólo un cambio social sino también, a nivel de vecindario, un cambio físico en las existencias de tierra y un cambio económico en el mercado de la tierra. Sería esta combinación « social, física y económica » la que distinguiría este proceso. La llegada de las clases medias está en el origen de una inversión en la revalorización del barrio que aumenta directamente el valor de la tierra. Así, según Smith, «  gentrifieurs  » se verían atraídos por los valores más bajos de la tierra que tienen el mayor potencial de valorización y su principal motivación sería el beneficio. Los gentríficos nunca invertirían gratis en barrios de bajo valor.

Para evaluar el grado de aburguesamiento de un barrio, debe utilizarse una combinación de indicadores : tendencias de ingresos y precios de la tierra. Este enfoque permite medir la relación entre la especulación y el cambio social. Para Smith, lo más importante es la brecha entre el valor dado de la tierra y su potencial de revalorización. Lo explica con su teoría de la « brecha de alquiler » o « diferencial de alquiler ». Sin embargo, tiene reservas ya que observa que los barrios que ven la mayor brecha no son necesariamente los primeros en interesar a los gentríficos. Los factores sociales, como los fenómenos de segregación, tienen una influencia considerable en el fenómeno del aburguesamiento. Elige no estudiar la cuestión del origen de las preferencias sociales colectivas y la importancia del papel de los gentríficos como individuos. Para él, este es un fenómeno secundario en relación con los juegos económicos. Sin embargo, es en estos dos puntos donde su tesis tiene serias limitaciones. Su enfoque restrictivo del aburguesamiento como proceso económico conduce a una explicación muy parcial de este fenómeno, que merece ser complementada por la tesis cultural.

La tesis cultural

Para evitar reducir el aburguesamiento a las condiciones estructurales de la economía, es necesario, por lo tanto, evaluar con mayor precisión las motivaciones de las personas que participan en este proceso. Para ello, es útil comprender primero la emergencia social de este grupo tan diferenciado : estaría ligada a una « reestructuración social », debido a la desindustrialización de las economías posfordistas, que ha modificado profundamente las estructuras de empleo. Por lo tanto, sería un grupo nuevo, con aspiraciones particulares en términos socioculturales. Sus preferencias de consumo ayudarían a explicar sus propias elecciones residenciales. Podemos hablar aquí de una verdadera « identidad residencial » vinculada al consumo de servicios artísticos acumulado en los centros de las ciudades.

Elsa Vivant y Éric Charmes abordan este aspecto particular del aburguesamiento en su artículo   »Aburguesamiento y sus pioneros : el papel de los artistas en cuestión  »4. Según ellos, la llegada de nuevas poblaciones más ricas a los barrios centrales de la clase trabajadora puede explicarse por varios factores de atracción, en particular factores culturales y sociales basados en una necesidad de diferenciación : estilo de vida, atmósfera, convivialidad, autenticidad, mezcla social, calidad de los espacios públicos, servicios y funcionalidad, todo lo que hace centricidad una noción atractiva. En Francia, las « nuevas clases medias » poseen un capital social importante y buscan a toda costa distinguirse de una « burguesía conservadora ». Por eso el arte de la proximidad y la calidad estética del entorno urbano aparecen como un verdadero valor dominante, impuesto por esta clase de gentríficos. Estas orientaciones sociales y culturales se basan en sus propias prácticas de consumo, que son de hecho los signos de un discurso ideológico y normativo que ha sido dominante desde los años 80, que lleva las representaciones de un ideal de sociedad urbana.

Por consiguiente, en este artículo se propone evaluar el papel de las actividades culturales en el inicio de un proceso de aburguesamiento. Los artistas participan en la «   revalorización simbólica de los barrios  » que invierten, lo que atraería una segunda ola de gentrificadores. Pero los autores concluyen que los artistas son  « más testigos o indicadores de aburguesamiento que gatillos o catalizadores » . El movimiento de revalorización va mucho más allá de ellos. De esta manera ya se percibe cómo los artistas y las actividades culturales pueden incluso ser utilizados por las autoridades públicas para crear una identidad original en un espacio urbano devaluado y atraer a otras clases sociales.

De hecho, este fenómeno suele ir acompañado de una acción global y coherente en el espacio aburguesado. El barrio es así un lugar de reapropiación simbólica favorecido por los artistas y las nuevas clases medias. La construcción de un entorno que corresponde a las aspiraciones de la clase dirigente sugiere que esta élite tiene suficiente peso político para imponer sus demandas. Por eso, en un barrio en proceso de aburguesamiento, observamos un juego cambiante y complejo entre ataduras y repulsiones5, que tiene consecuencias para el «  ambiente  » de este espacio. Esta teoría se basa principalmente en las preferencias sociales y culturales de los gentríficos y su capacidad para imponer un nuevo orden espacial.

Una teoría integrada de aburguesamiento

En su artículo The Blind Men and the Elephant : The Explanation of Gentrification(1991), Chris Hamnett se las arregla para igualar las condiciones estructurales del mercado de la tierra, «  producción de aburguesamiento ". (a través de las condiciones económicas y los juegos del mercado de tierras), y teniendo en cuenta las aspiraciones socioculturales de un grupo que busca la diferenciación sociocultural. De esta manera, las teorías culturales y económicas no se opondrían, sino que por el contrario se complementarían. Estos serían dos aspectos a articular para entender el aburguesamiento en su conjunto. Por eso elabora una teoría integrada que establece cuatro condiciones para el aburguesamiento:

  • la oferta de viviendas con un alto « diferencial de alquiler »,

  • la existencia de posibles aburguesamientos,

  • el atractivo de un entorno urbano central,

  • preferencias culturales » para la residencia en el centro de los activos del sector terciario.

Según Hamnett, el aburguesamiento se debe principalmente a la concentración de los sectores de empleo que producen aburguesamientos y a estilos de vida específicos:  » los actores clave en el proceso de aburguesamiento han sido los propios aburguesadores« .

II. Desde la implementación del aburguesamiento en las políticas urbanas hasta la «  deconstrucción  » del concepto de « aburguesamiento »:  » los actores clave en el proceso de aburguesamiento han sido los propios aburguesadores .

El aburguesamiento, observado por primera vez como una anomalía, se ha extendido ampliamente tanto como una cuadrícula de lectura como un fenómeno en sí mismo. Tanto es así que se puede observar su reciente adopción en el campo de las políticas urbanas. De un fenómeno espontáneo pasaríamos así de un proceso organizado a otro organizado aunque no aparezca como tal. El hecho es que la multiplicación de las aplicaciones del concepto quizás nos invite a redefinir el significado original de aburguesamiento.

Hacia una estrategia urbana generalizada

Neil Smith, en su artículo Gentrificación generalizada : de la anomalía local a la « regeneración » urbana como estrategia urbana local6, revisa la historia del fenómeno del aburguesamiento, desde el enfoque de Glass sobre la noción de rehabilitación, que consideró muy particular y localizada, en el mercado de la vivienda de Islington, hasta la expansión del fenómeno, que se ha convertido en una dimensión importante de la planificación urbana contemporánea. Para mostrar esta rápida transformación, entre los años 60 y 2000, Smith toma el ejemplo de Nueva York. Por lo tanto, distingue tres fases..:

  • una primera fase de {{sporádico aburguesamiento después de la crisis financiera y fiscal de 1973 ;

  • una segunda fase de aburguesamiento desde finales de los 70 a los 80;

  • una tercera fase después del renacimiento económico de la ciudad desde 1994-96 hasta el presente es el período de general aburguesamiento.

El aburguesamiento generalizado es el hecho de que el fenómeno se está extendiendo por todo el centro de la ciudad y en barrios más alejados y nuevos que los del siglo XIX afectados por la primera fase del aburguesamiento. La generalización sectorial del aburguesamiento también es importante. De hecho, el aburguesamiento no sólo afecta a nichos estrechos del mercado inmobiliario, sino que cada vez más afecta a nuevos restaurantes y calles comerciales en el centro de la ciudad, museos, edificios de gran altura de grandes marcas… En esta evolución del aburguesamiento,  « el componente residencial no puede disociarse razonablemente de la transformación del paisaje del empleo, el ocio y el consumo}" .

Si Nueva York no es un modelo de aburguesamiento porque cada ciudad tiene su propio ritmo y sus particularidades económicas y sociales, el paso de un aburguesamiento percibido como una anomalia local a una estrategia urbana es generalizable. De hecho, en el decenio de 1990, el aburguesamiento se convirtió para muchas ciudades en una estrategia urbana clave junto con el sector privado. Neil Smith considera que una traducción de esta transformación de aburguesamiento natural a institucionalizado es a través del uso del término regeneración urbana. Este eufemismo traduciría la transposición del aburguesamiento en términos de política urbana. Smith observa la convergencia transnacional de estas políticas a nivel europeo. Para él, esto es una prueba de una importante victoria de las visiones neoliberales sobre la ciudad.

Una estrategia de revitalización para ciudades en dificultades: buscando atraer a poblaciones ricas en lugar de actividades que produzcan riqueza.

Max Rousseau, en su artículo « Devolver la política a la ciudad »: ¿Gentrificación como política de desarrollo urbano? Autour des villes perdantes}7, hace su contribución a la idea de una toma de posesión política del fenómeno del aburguesamiento. Por lo tanto, se interesa por el caso particular de las « ciudades perdedoras », es decir, su análisis no se centra en los gobiernos centrales sino en las acciones y representaciones de las elites urbanas que aplican políticas destinadas a transformar simbólicamente el centro de la ciudad para adaptarlo al gusto de las clases medias cuya llegada se espera para compensar el declive económico. Estas ciudades habían basado a menudo su desarrollo económico en la industrialización fordista ; por lo tanto, se vieron fuertemente afectadas por la crisis económica de la década de 1970.

Además, estas son ciudades que tienen una mala imagen. Basándose en esta observación, buscan atraer a una « clase creativa ». (Richard Florida) en lugar de empresas. Rousseau se inspira en particular en los ejemplos de las ciudades de Roubaix y Sheffield, donde observa que el establecimiento de una verdadera política de aburguesamiento se hizo poco a poco, casi por casualidad al principio. Este proceso creció entonces muy rápidamente, apoyándose en particular en una política cultural dinámica. Dentro de las ciudades perdedoras estudiadas, se ha desarrollado así una voluntad política de atraer a las clases medias a la ciudad, al menos a su centro », escribe. Así, después de las acciones iniciales llevadas a cabo en torno al objetivo exclusivo de atraer a las empresas, las elites de la ciudad tratan cada vez más de atraer a las clases medias.

Política e ideología urbana

Los poderes políticos, a través de sus acciones, pueden participar en la creación de una « identidad física y cultural » para un público determinado. Estas orientaciones aparecen, por lo tanto, como una elección ideológicamente marcada, que muestra la colusión entre el aburguesamiento y los actores públicos. Por lo tanto, esto puede plantear un problema para un equipo municipal socialista, como es el caso de París: la dificultad que enfrenta es lograr articular   »mejora física de la ciudad manteniendo la mezcla social«   en palabras de Anne Clerval sobre el vínculo entre el aburguesamiento y las políticas públicas 8. En este artículo, el autor estudia la política llevada a cabo desde 2001 por el municipio. Habla del aburguesamiento como un fenómeno inicialmente espontáneo, pero insiste en la existencia de una « voluntad de apoyarlo » por parte de las autoridades públicas. Las profesiones culturales son, en efecto, pioneras en este campo, pero en la década de 1980, la política se opuso a este movimiento a través de una práctica general de   »destrucción-reconstrucción«  .

Con Jean Tibéri, alcalde de París en 1995, la política municipal cambió de rumbo al favorecer la rehabilitación de edificios antiguos con un alto potencial, gracias a herramientas de incentivo como la ayuda de la ANAH y las operaciones programadas de mejora de la vivienda. Esta práctica fue reforzada por la ley SRU de 2000 y las elecciones políticas de Bertrand Delanoë, que hizo del desarrollo de las carreteras y espacios públicos la segunda partida presupuestaria y fomentó embellecimiento y animación cultural, criterios de calidad de vida urbana : la ciudad se transforma bien para satisfacer las aspiraciones de estas clases medias.

También destaca las consecuencias sociales de esas políticas. Al dar prioridad a las demandas de las clases sociales acomodadas, inicialmente estamos presenciando un aumento de la mezcla social, pero el riesgo de relegar a las clases trabajadoras fuera del centro de la ciudad es grande. Luego hablamos de « inclinación social ». Esto puede dar lugar a conflictos entre los agentes y sólo el carácter progresivo del fenómeno permite mantener la cohesión social en un contexto relativamente estable.

El riesgo de un concepto atractivo pero simplificador

Enfrentado a la tendencia de usar el concepto de aburguesamiento para describir fenómenos que son en última instancia bastante diferentes del proceso inicial, Alain Bourdin, en «  Aburguesamiento, un concepto a ser deconstruido  »9 habla de una muy   »amplia definición que hace posible reunir muchas monografías bajo una etiqueta bastante difusa«  . Para Bourdin, esta definición no permite comprender mejor las transformaciones urbanas que se producen en la ciudad.

Así,   »la etiqueta de aburguesamiento se ha convertido en una máscara que dificulta el análisis de los procesos sociales así como de la transformación de las ciudades, y que la encierra en debates escandalosamente simplificadores«  . Por lo tanto, para explicar la tesis de Smith, señala la influencia de los activistas contra el aburguesamiento en los Estados Unidos. Esto esclavizaría el proceso de investigación  « buscando no los efectos del conocimiento sino los efectos de la imagen y la comunicación » . Sobre esta base, Bourdin propone   »deconstruir la noción distinguiendo varias dimensiones : la de la renovación urbana en sentido estricto, la transformación social y los usos de la ciudad«  .

Con ello, vuelve a una definición más cercana a la dada por Ruth Glass, pero con el añadido de una dimensión mayor: el estudio del fenómeno a través de la sociología. Sin embargo, esto no le impide volver a esta definición inicial, que tendía a privilegiar el análisis de las salidas. Así, el problema fundamental no sería el de la ‘partida sino el de la ‘llegada’ porque salir para encontrar lo mejor es muy diferente de salir para lo peor pero más lejos, escribe. De la misma manera, para él, la llegada de las clases medias corresponde a una inmensa diversidad de situaciones donde el significado de clase media parece bastante impreciso. La simplificación lleva a mezclar fenómenos muy diferentes haciéndolos ilegibles excepto a través de un prisma ideológico« .

Finalmente, el abandono de los espacios centrales por las industrias, la reconquista de estos espacios, aunque conserva las huellas de un antiguo edificio idealizado, no tiene nada que ver con el aburguesamiento porque es algo nuevo que se está haciendo. Por último, la   »confiscación [de la noción de aburguesamiento] por una teoría bastante engorrosa y una incuestionable tendencia a utilizarla como justificación de un imperio anecdótico hace que nos preguntemos sobre su utilidad«   concluye.

Conclusión

A fin de cuentas, la expansión del fenómeno del aburguesamiento y la extensión paralela del uso del concepto y su reciente aplicación a diversas estructuras urbanas -el concepto se utiliza ahora en los países en desarrollo- tienden a dar una definición « general » de este proceso. Por lo tanto, es aparentemente paradójico que las políticas urbanas que hacen un uso extensivo del concepto sigan escondiéndose detrás del término políticamente correcto   »regeneración urbana« . Porque detrás de los discursos, el aburguesamiento esconde a veces una realidad muy diferente: ni mezcla ni mezcla, sino «  boboización  » y segregación social… perdón «  refinamiento social ". Jacques Donzelot en « La ville à trois vitesses : relegation, peri-urbanisation, gentrification«   trata de mostrar la estrecha correspondencia entre el barrio gentrificado diseñado profesionalmente y los recién llegados analizando un «  modo de reconocimiento mutuo  » que existiría entre las personas que se benefician de este fenómeno. Este  « nos recuerda el espectáculo ofrecido por los ganadores de un juego de reality show tan ingenuamente encantados y orgullosos de encontrarse juntos, felices supervivientes del gran juego de la sociedad nacional, miembros electos de la sociedad mundial}"  escribe.

1 Fijalkow, Y., Préteceille, E., Gentrification : discours et politiques urbaines (France, Royaume-Uni, Canada), in Sociétés Contemporaines, n°63,(2006)(p.5-13)

2 HAMNETT, C., The Blind Men and the Elephant : The Explanation of Gentrification, 1991

3 SMITH, N., Gentrification and the Rent Gap in Annals of the Association of American Geographers, 1987

4 Vivant, E. et Charmes, E., La gentrification et ses pionniers : le rôle des artistes off en question , Métropoles, 3, Varia

5 Notion de « rue décor » mise en évidence par Eric Charmes. La rue est mise en avant comme un simple « paysage humain » dont on profite mais que l’on vit à distance

6 SMITH, N., La gentrification généralisée : d’une anomalie locale à la régénération urbaine comme stratégie urbaines globale, dans Bidou-Zachariasen, C., (sous la dir. de), 2003, Retours en ville, Paris, Descartes & Cie

7 ROUSSEAU, M., Bringing politics back in » : la gentrification comme politique de développement urbain ?. Autour des villes perdantes , Érès, Espaces et sociétés, 2008/1-2 - n° 132

8 CLERVAL, A., « Les politiques publiques face à la gentrification. Le cas de Paris intra-muros » in Pérennité urbaine ou la ville par-delà ses métamorphoses, t. 2 Turbulences, Vallat, C., Delpirou, A. et Maccaglia, F. (dir.), Paris, L’Harmattan, 2009, (p.139-151)

9 BOURDIN, A., Gentrification : un « concept » à déconstruire, Érès, Espaces et sociétés 2008/1-2 - n° 132

Références

  • AUTHIER, J-Y., BIDOU-ZACHARIASEN, C., Éditorial. La question de la gentrification urbaine, Espaces et sociétés, 2008, n° 132

  • BOURDIN, A., Gentrification : un « concept » à déconstruire, Érès, Espaces et sociétés 2008/1-2 - n° 132

  • CLERVAL, A., « Les politiques publiques face à la gentrification. Le cas de Paris intra-muros » in Pérennité urbaine ou la ville par-delà ses métamorphoses, t. 2 Turbulences, Vallat, C., Delpirou, A. et Maccaglia, F. (dir.), Paris, L’Harmattan, 2009, (p.139-151)

  • DONZELOT, J., « La ville à trois vitesses : relégation, périurbanisation, gentrification », revue Esprit, mars-avril 2004

  • FIJALKOW, Y., PRETECEILLE, E., Gentrification : discours et politiques urbaines (France, Royaume-Uni, Canada), in Sociétés Contemporaines (2006) n°63 (p.5-13)

  • HAMNETT, C., The Blind Men and the Elephant : The Explanation of Gentrification, 1991

  • ROUSSEAU, M., Bringing politics back in » : la gentrification comme politique de développement urbain ?. Autour des « villes perdantes », Érès, Espaces et sociétés, 2008/1-2 - n° 132

  • SMITH, N., Gentrification and the Rent Gap, in Annals of the Association of American Geographers, 1987

  • SMITH, N., La gentrification généralisée : d’une anomalie locale à la régénération urbaine comme stratégie urbaines globale, dans BIDOU-ZACHARIASEN, C., (sous la dir. de), 2003, Retours en ville, Paris, Descartes & Cie

  • VIVANT, E., CHARMES, E., « La gentrification et ses pionniers : le rôle des artistes off en question », Métropoles, 3, Varia

En savoir plus

Esta nota de lectura fue producida como parte de las Master Stratégies Territoriales et Urbaines (2009) en Sciences Po Paris, bajo la dirección de Gilles Pinson.