Elogiando la lentitud… ¡Reduzcamos la velocidad de la ciudad!

El movimiento « Citaslow »

Charlotte Mathivet, 2009

Citta Lenta, Slow City - explicando un concepto de ciudad alternativa

En 1986, Carlo Petrini fundó en Italia el movimiento « Comida Lenta », que lucha contra la uniformidad de los gustos, la mala calidad de la comida acelerada por la globalización y la « cultura » Ma Do. En París ese mismo año, el movimiento internacional Slow Food se constituyó oficialmente con la redacción de un Manifiesto firmado por delegados de 15 países.

El movimiento Slow se extendió luego a la ciudad y a las cuestiones urbanas en 1999. La consigna es el elogio de la lentitud, en tiempos en que no está realmente de moda, ahogada por las palabras eficiencia, rentabilidad y crecimiento. Por lo tanto, este movimiento aporta un nuevo enfoque a la ciudad, que en lugar de facilitar la rapidez, los intercambios puramente funcionales y a menudo mercantiles, da a sus habitantes la posibilidad de tomarse tiempo para disfrutar de su espacio vital, de crear nuevos espacios propicios para las relaciones humanas, para la reflexión, para todo tipo de pensamientos y acciones que son difíciles de realizar rápidamente, en un estado de emergencia y de estrés. Así, el lento movimiento que comenzó con un interés en la comida se ha extendido a la ciudad, pero también a los viajes, la educación, la cultura e incluso el sexo !

El objetivo de este vasto movimiento es, por lo tanto, crear una mejor calidad de vida para todos, para (re)encontrar la idea de vivir bien.

¿Qué es una ciudad lenta?

El manifiesto de Cittaslow contiene setenta recomendaciones y obligaciones, siendo las principales las siguientes..:

  • Mejora del patrimonio urbano histórico evitando la construcción de nuevos edificios.

  • Reducción del consumo de energía.

  • Promoción de tecnologías ecológicas.

  • Multiplicación de espacios verdes y áreas de ocio.

  • Limpieza de la ciudad.

  • Prioridad al transporte público y a otros transportes no contaminantes.

  • Reducción de residuos y desarrollo de programas de reciclaje.

  • Aumento del número de zonas peatonales.

  • Desarrollo de las tiendas locales.

  • Desarrollo de infraestructuras y equipos comunitarios adaptados a los discapacitados y a las distintas edades de la vida.

  • Desarrollo de una auténtica democracia participativa.

  • Preservación y desarrollo de las costumbres locales y los productos regionales.

  • Exclusión de los OMG.

Los principales aspectos de este manifiesto nos muestran que este movimiento es ciertamente crítico con la globalización de los intercambios que ha contribuido a una creciente estandarización de los estilos de vida y de las formas de pensar en todo el mundo, pero también, a partir de esta observación y de este rechazo de las ciudades globalizadas y contaminantes que buscan la rapidez a toda costa, propone soluciones concretas para establecer un nuevo tipo de ciudad, un nuevo tipo de vida.

Para lograrlo, el movimiento Cittaslow se basa en el nivel local. Frente a la globalización, los activistas de la ciudad lenta apuestan por el desarrollo local, ya sea a nivel político a través de los municipios, o a nivel económico con la preferencia dada a los productos locales.

Esta idea se basa en el deseo de crear formas de convivencia, de compartir, de revivir el tejido social perdido en ciudades donde los vecinos no se conocen y donde las actividades sociales se reducen a una relación casi obligatoria con los comerciantes. Este objetivo del movimiento Cittaslow pretende recuperar la identidad propia de una ciudad, que puede distinguirse desde el exterior, y ser reconocida y apreciada desde el interior por sus propios habitantes.

Concretamente, las ciudades que forman parte del movimiento Cittaslow promueven el uso de tecnologías que mejoran la calidad del medio ambiente y el tejido urbano y la salvaguardia de la producción local de alimentos y vino para fomentar la identidad local de la región. Además, Cittaslow trata de promover el diálogo y la comunicación entre productores y consumidores. Cittaslow fomenta la producción de alimentos naturales y el uso de técnicas respetuosas con el medio ambiente. La pertenencia a la red Cittaslow implica mejoras concretas en la calidad de vida de los habitantes, de las que a continuación se dan algunos ejemplos :

1. Medio Ambiente : introducción de controles de aire; planes de reducción de ruido; aplicación de nuevas tecnologías de reciclaje.

2. Infraestructura : desarrollo de zonas verdes; acceso garantizado para los discapacitados; aseos públicos de libre acceso; horarios municipales coherentes; desarrollo de carriles bici.

3. Planificación urbanística: planes de rehabilitación de edificios históricos; uso de productos reciclados; desarrollo de centros urbanos históricos.

4. Mejora de los productos locales: creación de « mercados de productos locales »; etiquetas de calidad para la agricultura orgánica; mejora de la calidad de los alimentos en los restaurantes de las escuelas; apoyo a los eventos culturales tradicionales.

5. Hospitalidad : instalación de señales internacionales; visitas guiadas para turistas; aparcamientos vigilados cerca de los centros de las ciudades; control de precios en hoteles y restaurantes.

6. Concienciación: presencia del logo « Cittaslow » en todos los documentos oficiales; cursos de concienciación del gusto en las escuelas; promoción de programas como actividades de ocio para familias, o visitas a domicilio para ancianos y enfermos.

A modo de resumen, para entender los objetivos de este movimiento, es interesante citar la Carta que dice..:

« Buscamos ciudades dirigidas por personas que se toman el tiempo para disfrutar de una calidad de vida. Ciudades animadas por la calidad de los espacios públicos, teatros, tiendas, cafés, posadas, edificios históricos y paisajes no contaminados. Ciudades donde la artesanía se utiliza a diario y donde la lentitud, la sucesión de las estaciones se refleja en la disponibilidad de productos locales disponibles según la estación, ciudades donde la comida es sana, el estilo de vida es saludable, en definitiva donde es bueno disfrutar de la vida, temas que deben ser fundamentales para la comunidad ».

¿Cómo puede ser una ciudad lenta?

Cittaslow está abierto a ciudades con menos de 50.000 habitantes. Para ser miembro, un pueblo debe alcanzar una puntuación del 50% en la autoevaluación de objetivos de Cittaslow. Si es aceptada, la ciudad debe pagar su contribución cada año y aplicar los principios de la Carta. Puede entonces mostrar con orgullo el logo de Cittaslow : un caracol con una ciudad colorida en su espalda. La voluntad de interconectar las ciudades que se adhieren al proyecto corresponde a la voluntad de verificar que los compromisos asumidos se respeten realmente. Para ello, la red cuenta con un cuerpo de inspectores que supervisan periódicamente las obligaciones.

Actualmente existen redes de Cittaslow en los siguientes países: Austria, Reino Unido, Australia, Alemania, Corea del Sur, Noruega, España, Polonia y, por supuesto, Italia, con un total de setenta ciudades italianas y unas veinte más en todo el mundo, hasta Nueva Zelanda.

Cittaslow: Una aplicación concreta del derecho a la ciudad

Una de las principales acciones de una ciudad lenta es la participación de sus habitantes. Todos están llamados a formar parte de este proyecto, con un espíritu de apertura y tolerancia hacia los demás, respetando obviamente la rapidez con la que se comparten las ideas y la creación de nuevos proyectos y propuestas en grupo, es decir, lentamente. Por eso los activistas de este movimiento consideran que la democracia, al igual que la educación, debe ser lenta, al igual que la toma de decisiones colectivas. Además, la ecología, el respeto a la naturaleza, la relación entre los seres humanos y la naturaleza corresponden a una escala diferente a la de los seres humanos en su dimensión individual. Así, el elogio de la lentitud es también el elogio del tiempo, que es indispensable para la reflexión y la deliberación. El hecho de que la participación sea un aspecto indispensable en la creación de ciudades lentas es un punto muy interesante para vincular el movimiento Cittaslow y el derecho a la ciudad.

En mi opinión, el movimiento Cittaslow puede ser visto como un experimento exitoso en el derecho a la ciudad. De hecho, el tema de la participación, presente como hemos visto en la Carta de Cittaslow, es también un punto fundamental de la Carta Mundial sobre el Derecho a la Ciudad. La observación de que los habitantes de la ciudad deben reclamar la ciudad, reconquistarla, ya no dejarla en manos de las grandes empresas, de los coches, de las fábricas contaminantes, de las grandes empresas inmobiliarias, sino al contrario, luchar por imponer otra visión de la ciudad, una visión compartida, acogedora y llena de lugares públicos donde se puedan realizar encuentros. El tema de la participación no es el único aspecto del derecho a la ciudad desarrollado y aplicado por la red Cittaslow: el deseo de crear una identidad, de ser feliz y orgulloso del lugar donde vivimos, este sentimiento de pertenencia a un lugar es también un punto fuerte del derecho a la ciudad.

Disminución aplicada a la ciudad

Me parece importante mostrar aquí la relación entre el movimiento Cittaslow, el derecho a la ciudad y el decrecimiento. El decrecimiento, si es posible definir este paradigma-movimiento-arte de vivir en pocas palabras, exige actuar sin perder tiempo para luchar contra los múltiples efectos nocivos generados por el sistema capitalista, el neoliberalismo y el crecimiento. En primer lugar, se trata de desafiar el mito dominante, el pensamiento único que pretende que el crecimiento, el progreso, el desarrollo (y las consecuencias concretas relacionadas con ellos) sean conceptos inevitables, sin alternativas posibles en nuestras vidas. Hay alternativas, como también lo demuestra el derecho a la ciudad: el decrecimiento es también una bandera de lucha para defender la posibilidad de que otras relaciones Norte-Sur, otra economía, otras relaciones sociales, otras relaciones hombre-medio ambiente, otras ciudades sean posibles! Por lo tanto, es interesante con este tipo de experiencias ya existentes, poder profundizar y difundirlas ampliando las demandas, apropiándose del concepto, el lema del derecho a la ciudad, lo que nos permitiría confrontar estas experiencias con otras en diferentes regiones, como por ejemplo en América Latina.

Si bien es cierto que este movimiento Cittaslow es ante todo obra de activistas y de ciertos políticos conscientes de las cuestiones ecológicas y sociales, es interesante observar el aparente esfuerzo del actual presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, por no continuar la expansión urbana. De hecho, la nueva administración ha declarado que el crecimiento urbano no es la opción para abordar los problemas sociales y económicos de las ciudades inmersas en un contexto de crisis. Por lo tanto, se está poniendo en marcha un nuevo método de planificación urbana bajo el lema «  Shrink to Survive ". (contraerse para sobrevivir Una de las personas a cargo de esta misión es Dan Kildee, tesorero del condado de Genesee en la ciudad de Flint, una de las ciudades más pobres del país : aplicó este sistema para esta ciudad y así procedió a la destrucción de casas en las zonas residenciales así como en los sitios industriales abandonados a causa de la crisis. Esta nueva visión de la planificación urbana tiene por objeto promover ciudades más pequeñas para que se puedan dedicar más recursos al desarrollo social, por ejemplo, ahorrando los costos del sistema de recogida de basura (los empleados suelen recorrer muchos kilómetros sin encontrar un solo cubo de basura). El gobierno de Obama tiene previsto aplicar este sistema a cincuenta ciudades del país en la región de los antiguos centros industriales, que se ha visto especialmente afectada por las diversas crisis y donde algunos barrios han quedado completamente abandonados. Por lo tanto, se planea reemplazar estos barrios descuidados por parques y bosques públicos.

Si bien estos diversos experimentos son muy interesantes y constituyen una fuente de esperanza en el panorama de las ciudades en expansión, llenas de pobreza y desigualdad, es sin embargo esencial tener cuidado de no crear una ciudad museo, que no da a todos la oportunidad de expresarse. De hecho, el movimiento Cittaslow advierte que una ciudad lenta no debe volver a su caparazón, sino que debe trabajar para que surjan nuevas solidaridades entre los territorios, entre los barrios, entre las ciudades y sus suburbios, entre las ciudades y el campo y, por supuesto, entre las naciones y los continentes. Además, como afirma Paolo Saturnini, ex alcalde de Greve y miembro de Cittaslow International, no se debe permitir que una ciudad crezca ad infinitum, y se debe aplicar una política de planificación urbana basada en el control del desarrollo de los edificios y, sobre todo, en la reutilización de los edificios existentes para nuevas funciones.

Este es un aspecto que podría ser criticado en los proyectos de «  shrink city  » de la administración Obama. Esta perspectiva, y las acciones que pueden resultar de ella, como la destrucción de viviendas desocupadas, no debe hacernos olvidar el aspecto trágico de estos barrios abandonados. En efecto, se trata de barrios en los que familias de la clase media obrera compraron casas en las afueras de la ciudad, endeudándose durante muchos años, y que, debido a la crisis, no pudieron seguir pagando sus dividendos y vieron sus casas vendidas, hipotecadas para pagar sus deudas. Esta es una verdadera tragedia social creada por el sistema capitalista que provocó esta crisis, y esto no debe ser olvidado cuando los políticos presenten sus planes para construir espacios verdes en estos mismos lugares. Parece entonces que más que demoler casas, es urgente repensar claramente la forma en que pensamos acerca de la ciudad y más en general el sistema que nos gobierna, para finalmente construir una sociedad más justa.

Références