Andalucía, líder internacional en energías renovables

Evaluación de la acción climática de los territorios

2019

Association Climate Chance (Climate Chance)

Desde 2015, la Asociación de Oportunidades Climáticas ha participado en la movilización en la lucha contra el cambio climático. Es la única asociación internacional que se propone reunir en pie de igualdad a todos los agentes no estatales reconocidos por las Naciones Unidas. Con el fin de reforzar su acción y dar credibilidad a los escenarios de estabilización del clima, la Asociación Climate Chance puso en marcha en 2018 un Observatorio Mundial de la Acción Climática No Estatal, que tiene por objeto explicar la evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero, cruzando las políticas públicas nacionales, con las dinámicas sectoriales, las estrategias de los actores privados, las políticas públicas locales y las acciones emprendidas por los actores del territorio. En 2019, con el fin de analizar la coherencia de las políticas públicas locales, Climat Chance propone 13 nuevos estudios de casos de ciudades y regiones. Aquí, el caso de Andalucía.

À télécharger : climate-chance-2019.pdf (1,5 Mio)

Gobernanza e integración de las políticas climáticas

Andalucía fue la primera comunidad autónoma española que adoptó una estrategia autónoma para combatir el cambio climático ya en 2002, que en 2007 se basó en el Plan Andaluz de Acción Climática 2007-2012 (PAAC). Este plan fundador sigue siendo hoy en día la piedra angular de las políticas climáticas de Andalucía y se ha convertido en el componente climático de la Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible 2030, que ha fijado los objetivos de reducción para 2020 y 2030. Más recientemente, el Parlamento andaluz aprobó la Ley 8/2018 (vigente desde enero de 2019), que prevé la creación de una Comisión Interdepartamental de Cambio Climático, una comisión transversal encargada de la planificación climática, así como la Oficina Andaluza de Cambio Climático, que será la unidad administrativa de gestión de las políticas de mitigación, adaptación y comunicación.

A nivel de municipios andaluces, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias organizan desde 2002 el programa Ciudad 21, que en 2011 se convertirá en Ciudad Sostenible. Reúne a 291 municipios miembros, en los que vive el 90% de la población andaluza, que reciben apoyo para la ejecución de más de 600 proyectos de desarrollo urbano. Aunque Andalucía es la región con las mayores emisiones de GEI de España, con un 14% de las emisiones de GEI, también alberga a casi el 18% de la población (Lavanguardia, 2018).

Monitoreo y evaluación de las políticas climáticas

Según el Consejo Andaluz de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la región disminuyeron un 21,7% entre 2005 y 2017. Esta disminución desde 2005 no compensa el aumento observado en los años noventa, ya que en el período 1990 - 2015 las emisiones aumentaron en un 40%. La región diferencia sus emisiones « no difusas ». (RCDE) y sujetas al sistema europeo de comercio de cuotas de carbono (producción de electricidad, cemento, acero, etc.), las emisiones «   difusas   » relacionadas con el uso de energía (transporte, agricultura, residuos).

En 2017, las segundas fueron ligeramente superiores a las primeras, representando el 51,7% del total de las emisiones. El transporte representa el 53,3% de estas emisiones difusas (27,5% del total), y ha ido aumentando desde 2014. Las emisiones en 2017 procedentes de la agricultura se mantienen estables en el 11% del total, y los residuos disminuyen con una reducción del 15,5% entre 2010-2017 y el 4,7% del total. No obstante, la importante disminución de las emisiones totales se debe a la reducción de las emisiones de la industria, la producción de electricidad y la cogeneración, que disminuyeron en un 22,7% entre 2005 y 2017 (32 MtCO2 a 25 MtCO2).

Energía - Un Líder Nacional en la Reducción de la Demanda y las Renovables

En 2017, las energías renovables representaron el 38,8% de la producción total de electricidad de la región (Agencia de la Energía), la mitad de la cual es energía eólica, seguida de la energía solar fotovoltaica y termodinámica combinadas. En 2011 se instalará la primera central termodinámica del mundo cerca de Sevilla. Andalucía es ahora el principal productor del país, con 22 plantas y el 22,77% de la producción nacional, lo que convierte a España en el primer productor mundial. También es líder nacional en la producción de electricidad a partir de biomasa, aprovechando sus extensas plantaciones de olivos y eucaliptos. En 2012, Ence construyó, con la ayuda de subvenciones comunitarias, la mayor planta de biomasa de España (50 MW), alimentada con su propia producción de celulosa. Suministra energía verde a 400.000 personas.

El Programa de Desarrollo de Energías Renovables 2020 «   Andalucía es más ", alineado con la Estrategia Energética de Andalucía 2020, incluye 76 medidas en 3 partes para reducir el consumo de energía en PYMES, viviendas y administraciones públicas.

  • El componente de construcción sostenible (180 millones de euros) apoya las obras de aislamiento o la instalación de energías renovables para el autoconsumo. Así, se han instalado 1.384 instalaciones solares, fotovoltaicas o térmicas para autoconsumo, de las cuales el 72% se han instalado en viviendas particulares (Interempresas, 2019).

  • Un componente destinado a las PYMES (36,7 millones de euros) permite financiar entre el 25% y el 50% de proyectos energéticos como la mejora de la iluminación interior y exterior y el aislamiento térmico de los edificios. También se hace hincapié en el desarrollo de soluciones de transporte más limpias y en la optimización de las rutas para las PYMES con una flota de al menos cinco vehículos.

  • Por último, el componente de las redes inteligentes presta apoyo a la instalación de redes inteligentes en los municipios, la instalación de estaciones de recarga para vehículos eléctricos o la renovación de la flota de transporte público. En el caso de los municipios de menos de 20.000 habitantes, la financiación del proyecto puede llegar hasta el 80%.

El sistema de compensación de emisiones « SACE » voluntario se convertirá en obligatorio

El Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones (SACE) fue creado por la Consejería de Medio Ambiente. Se basa en la adhesión voluntaria de las empresas, que realizan una autoevaluación de sus emisiones mediante una herramienta informática puesta a disposición de las empresas. Esta herramienta distingue entre varios alcances de emisiones : las emisiones directas, las vinculadas al consumo de energía y las indirectas antes o después de la actividad de la empresa (por ejemplo, el transporte de materias primas o de productos acabados). Sobre la base de los resultados de la autoevaluación, la empresa, acompañada por la administración, define un plan de reducción de sus emisiones. La mayoría de ellos se ciñen a la reducción de las emisiones de primer y segundo rango. En caso de fracaso en la aplicación del plan de reducción, las empresas deben poner en marcha un proyecto para compensar total o parcialmente las emisiones no reducidas (proyectos de reforestación). Desde 2009, año en que se puso en marcha el plan, 98 empresas se han inscrito en este programa, pero aún no se han recogido datos para medir la eficacia de esta medida.

Adaptación

FINANCIACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN Y LAS ONG

El Plan Andaluz de Adaptación al Cambio Climático, aprobado en 2010, segundo pilar del PAAC, se ha formulado en cuatro subprogramas ejecutados por las diferentes Consejerías de la Comunidad Autónoma.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural es una de las más activas en este ámbito. El Consejo de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural es uno de los más activos en este ámbito. En el marco de su Plan de Desarrollo Rural 2014-2020, ha destinado 1.051 millones de euros a la financiación de 13 proyectos de investigación sobre la adaptación de la agricultura al cambio climático. Además de los proyectos sobre la mejora del uso del agua, la investigación se centra en la adaptación de los principales cultivos de la región con temas como la biodiversidad asociada a los viñedos, el efecto del cambio climático en los olivos o la gestión de los cultivos de almendros.

El consejo también aprobó un decreto en agosto de 2019 para aumentar los subsidios a los proyectos de adaptación de los ecosistemas forestales en un territorio que tiene casi el 50% de la superficie forestal. Por primera vez, dos asociaciones (Arboretum y Produnas), que llevan a cabo proyectos de adaptación, recibieron financiación pública del municipio de Marbella. Por ejemplo : Arboretum trabaja en el desarrollo de jardines urbanos en Marbella la conservación de 131 especies de plantas, llamadas nativas de la región.

Références

En savoir plus