Kristiansand (NO) - De la economía petrolera al centro digital

2019

URBACT Programme

Desde 2002, Urbact es el Programa de Cooperación Territorial Europea para promover el desarrollo urbano integrado y sostenible en las ciudades de los Estados miembros de la Unión Europea, Noruega y Suiza. Urbact es un instrumento de la política de cohesión, financiado por el FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) y los Estados miembros.

Urbact es un programa europeo de intercambios y aprendizaje entre ciudades cuyo objetivo es elaborar soluciones a los principales problemas urbanos. Mediante la creación de redes de ciudades europeas, el fortalecimiento de las competencias y la capitalización de las buenas prácticas, apoya a los responsables públicos y a los agentes sobre el terreno para que elaboren soluciones sostenibles que integren las dimensiones económicas, sociales y ambientales del desarrollo urbano.

Como continuación de los programas Urbact I y II, Urbact III sigue promoviendo el desarrollo urbano integrado y sostenible y contribuye a los objetivos de la estrategia Europa 2020.

Para descargar: urbact-citystories-kristiansand.pdf (1,3 MiB)

A menudo desestimada como una ciudad soñolienta de retiro, Kristiansand se está reinventando a sí misma como un centro de innovación tecnológica. Como parte de la red de ciudades URBACT GEN-Y, el municipio trabajó con organizaciones estudiantiles para promover las habilidades digitales de los ciudadanos de todas las edades.

Kristiansand está en una encrucijada. Situada junto a abundantes reservas de petróleo y gas, estas industrias han proporcionado tradicionalmente una gran riqueza a los alrededores. Ahora, a medida que la necesidad de modelos de energía más limpios se hace más evidente, la ciudad busca impulsores económicos alternativos. El cambio demográfico es una gran parte de la historia. Debido a la percepción de la abundancia de pensionistas que viven en la ciudad para disfrutar de su clima relativamente cálido, Kristiansand es a veces apodada la Florida de Noruega. Sin embargo, como muchos estereotipos, esto es engañoso. Según el censo de 2016, sólo el 13% de la población de la ciudad tenía más de 67 años, mientras que el 23% tenía menos de 18. Visto en conjunto, la ciudad se está volviendo más joven. Estos fenómenos representan un doble desafío para el futuro de Kristiansand. La ciudad necesita desarrollar su imagen y su modelo económico juntos, y para que esto funcione, es vital aprovechar las energías de los jóvenes. « Cuando decidimos participar en la Ciudad GEN-Y teníamos objetivos muy específicos », explica Tina Norheim Abrahamsen, asesora del municipio. « Nos centramos en conectar directamente con los jóvenes, para atraer y retener el talento a través de compromisos con la tecnología digital. » Kristiansand tiene una ventaja en el desarrollo de este sector. Un activo importante es la Universidad de Agder, que tiene un campus en las afueras de la ciudad, y una fuerte reputación en Tecnologías de la Información. Además, varias empresas de tecnología ya están prosperando y, con el apoyo adecuado del gobierno local, podrían conectarse más eficazmente con una nueva generación de empresarios. La Ciudad GEN-Y fue una oportunidad para una intervención específica, para racionalizar la reserva de talentos de la ciudad de manera más efectiva.

Apoyo a las empresas de nueva creación

Involucrada en URBACT, la ciudad creó un grupo de actores locales (Grupo Local URBACT) para producir un plan integrado por esta razón. El Grupo Local URBACT sirvió como punto de encuentro ideal para que los jóvenes comprometidos interactuaran con los principales actores de la ciudad, esta fue una experiencia nueva para todas las partes. « Me sorprendió cuando empezamos a colaborar con la municipalidad », dice Robin Amir Rondestvedt Moudnib, líder de Systematicus, un estudiante que dirige una organización de Tecnologías de la Información, « supongo que tenía algunos prejuicios acerca de que era una organización lenta y arcaica ». Se demostró rápidamente que él y sus colegas estaban equivocados. Como parte de este grupo pronto entraron en contacto con mucha gente relevante para su desarrollo profesional, incluyendo personal de Egde Consulting, una compañía tecnológica local, y CoWorx, un espacio de trabajo colaborativo. Como resultado directo de estas interacciones nació una nueva empresa llamada Nexus, el primer restaurante de e-sports en Kristiansand. Una de las colaboraciones más innovadoras del grupo llegó con la organización y evolución de la hackathon de la ciudad. La primera edición tuvo lugar en 2017, dirigida por el municipio como una forma de reunir a programadores, desarrolladores de software y diseñadores de todas las edades para mostrar la importancia, y la diversión, de aprender sobre la tecnología. Al año siguiente, Systematicus estuvo entre los organizadores. « El municipio ayudó con el dinero del premio, los datos abiertos y el lugar de celebración, pero todo el proceso se sintió como si fuéramos el centro », reflexiona el Sr. Moudnib, « tuvimos la posibilidad de tener un problema abierto para que lo resolvieran los asistentes, en lugar de resolver un caso para una organización que patrocinaba el evento ». Para la Sra. Abrahamsen este traspaso de responsabilidad fue una gran reivindicación del proyecto URBACT: « Este fue el mayor éxito para mí, ver a los estudiantes tomar el control por sí mismos. »

Enseñar a los niños a codificar

Mientras que la ciudad GEN-Y se centraba principalmente en los milenios, uno de sus mayores éxitos se dirigió a un grupo demográfico aún más joven. Justo cuando el proyecto estaba empezando, uno de los programas de voluntariado más importantes de la ciudad, un club de codificación local para niños, se vio obligado a cerrar por falta de capacidad. El Grupo Local URBACT se reunió para diagnosticar el porqué y desarrollar una solución sostenible. Systematicus se unió a otra organización estudiantil, OpenSource UiA, para proporcionar profesores voluntarios. Fueron asistidos por Aftenskolen Agder, una escuela nocturna, que ayudó a organizar las clases, mientras que Egde Consulting proporcionó apoyo técnico. El municipio proporcionó un lugar de reunión, en la biblioteca local. En otoño de 2017 el club de codificación volvió a funcionar, educando a más niños que nunca y al mismo tiempo revitalizando uno de los espacios cívicos descuidados de la ciudad. En reconocimiento de este éxito, el municipio acordó proporcionar fondos para cubrir algunos gastos del personal voluntario en octubre de 2018. El Sr. Moudnib seguirá desempeñando un papel destacado. « El hecho de que hayamos conseguido que el club de codificación vuelva a funcionar es una gran victoria. No puedo enfatizarlo lo suficiente ».

Referencias