Baia Mare (RO) - ¿Qué pasa cuando una ciudad involucra a sus ciudadanos?

2019

Desde 2002, Urbact es el Programa de Cooperación Territorial Europea para promover el desarrollo urbano integrado y sostenible en las ciudades de los Estados miembros de la Unión Europea, Noruega y Suiza. Urbact es un instrumento de la política de cohesión, financiado por el FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) y los Estados miembros.

Urbact es un programa europeo de intercambios y aprendizaje entre ciudades cuyo objetivo es elaborar soluciones a los principales problemas urbanos. Mediante la creación de redes de ciudades europeas, el fortalecimiento de las competencias y la capitalización de las buenas prácticas, apoya a los responsables públicos y a los agentes sobre el terreno para que elaboren soluciones sostenibles que integren las dimensiones económicas, sociales y ambientales del desarrollo urbano.

Como continuación de los programas Urbact I y II, Urbact III sigue promoviendo el desarrollo urbano integrado y sostenible y contribuye a los objetivos de la estrategia Europa 2020.

À télécharger : urbact-citystories-baiamare.pdf (1,2 Mio)

Baia Mare está reestructurando su economía, pasando de la industria a los servicios y la manufactura. Sin embargo, el fomento de la innovación social ha resultado ser un desafío. Como parte de la red URBACT BoostInno, la ciudad experimentó con nuevas herramientas para ayudar a estimular el compromiso cívico, comenzando con un presupuesto participativo

Situada al pie de los Cárpatos, cerca de las fronteras con Hungría y Ucrania, Baia Mare tiene la reputación de ser una de las ciudades más bellas de Rumania. Si bien su posición le da un gran potencial como centro de turismo y logística, la ciudad ha luchado con problemas económicos, sociales y ambientales, muchos de los cuales se remontan a la intensa actividad minera de la zona durante el período comunista. Baia Mare ya había trabajado con URBACT para abordar algunos de estos problemas más urgentes. En 2008, por ejemplo, como parte de la red LUMASEC, la ciudad se ocupó de la contaminación en la zona urbana y sus alrededores. En 2013, elaboraron una política de uso de la tierra más eficaz como parte de la red USEAct.Gracias en parte al éxito de estas iniciativas, y a las duras lecciones aprendidas en el camino, las prioridades del municipio han cambiado. Hoy en día, la ciudad está particularmente preocupada por fomentar las iniciativas educativas, económicas y culturales. « Logramos algunos resultados importantes en nuestro trabajo anterior de URBACT, pero seguíamos operando con un enfoque de arriba hacia abajo que no funcionaba », reflexiona Dorin Miclaus, experto en desarrollo sostenible para el municipio. « Con la red BoostInno queríamos intentar realmente algo de abajo hacia arriba. » La formación de ayuntamientos y la elección de Cătălin Cherecheș como alcalde y jefe de una coalición ciudadana marcaron dos intentos recientes de descentralizar el proceso político. BoostInno, sin embargo, fue el primer intento estratégico del municipio para fomentar la ciudadanía activa.

Cualquier idea es mejor que ninguna idea en absoluto

El mayor avance para Baia Mare se produjo cuando la ciudad acogió una reunión transnacional de tres días de duración de las ciudades asociadas a BoostInno en marzo de 2017. Junto con los funcionarios, esta reunión fue dirigida por representantes de las ONG, las empresas y el sector de la educación. Algunos viajaron desde la cercana ciudad universitaria de Cluj-Napoca (RO) para participar. Una profesora, Dancu Natalia, y sus alumnos hicieron presentaciones sobre la historia de la región circundante Maramureș, mientras que artesanos y artistas de todas las edades exhibieron comida, artesanías y bailes tradicionales. En lugar de limitarse a compartir las buenas prácticas, se pidió a los asociados que hicieran una lluvia de ideas sobre soluciones específicas para fomentar la participación cívica en Baia Mare, entre estos interesados locales. « Esta colaboración fue un enorme impulso de confianza », dice el Sr. Miclaus, « antes de eso, la gente no confiaba en sí misma para participar. Este fue un punto de inflexión. Un grupo de niños que hizo una presentación incluso se organizaron como guías turísticos locales más tarde ese verano ». « Después de la reunión, Baia Mare desarrolló un Plan de Acción Integrado llamado ‘Ciudad y ciudadanos’. Esto también fue el producto de las herramientas de URBACT. La ‘cartografía de los sentidos’, por ejemplo, permitió a los participantes del Grupo Local URBACT visualizar las relaciones con las partes interesadas de una forma totalmente nueva, y teorizar formas de construir sinergias entre, por ejemplo, los trabajadores de los museos y los medios de comunicación locales, las escuelas y las empresas de nueva creación. Durante las reuniones se propusieron diversas soluciones basadas en áreas prioritarias del patrimonio cultural, la juventud y la educación. Algunas soluciones fueron en pequeña escala, como la plantación de árboles frutales y la construcción de huertos. Otras, como el establecimiento de una red de barrios inteligentes, se concibieron como iniciativas a más largo plazo. Las propuestas más populares se comunicaron a un público más amplio en una serie de charlas dedicadas a BoostInno.

De acercamiento a alejamiento

Debido a limitaciones financieras y de tiempo, muchos de los planes más ambiciosos de Baia Mare permanecen en una etapa de prototipo o aún no han sido probados. Una excepción importante fue el primer presupuesto participativo de la ciudad. La idea había estado en vigor durante varios años, pero fueron las reuniones de BoostInno las que dieron el impulso para la aplicación efectiva del plan en septiembre de 2017. Se alentó a los ciudadanos a participar en una plataforma en línea, presentando ideas de iniciativas y votando luego por sus favoritas. Como resultado, se propusieron 35 proyectos y se emitieron 2.428 votos. El más popular fue « El laboratorio de ideas », un proyecto que tiene por objeto transformar un viejo edificio de la escuela en un centro de tecnología de la información y documentación para mejorar la educación y evitar que los jóvenes se alejen. El proceso en sí mismo fue una importante « primera » para la ciudad y se desarrollará en el futuro. « La plataforma fue utilizada principalmente por personas dentro del proyecto, o que habían hecho otros proyectos en el pasado », reflexiona el Sr. Miclaus, « por lo que nuestro desafío ahora es avanzar hacia el exterior ». Gracias a BoostInno la infraestructura para hacer esto está ahora en su lugar. En la primavera de 2018, el alcalde anunció que quiere transformar Baia Mare en una ciudad creativa y participativa, y herramientas como esta serán el centro de ese impulso. El Grupo Local URBACT, mientras tanto, se ha desarrollado en un organismo llamado ‘Baia Mare Activ!’ que servirá como intermediario para reinventar la ciudad. Para apoyar aún más este proceso, el municipio también está probando un sistema de paneles de distrito para complementar la participación en los ayuntamientos existentes. A medida que la ciudad solicita más financiación europea, estas iniciativas inspiradas en URBACT representan una base sólida para desarrollar un ecosistema más complejo de innovación social.

Références