Energy Cities propuesta 35 - Conceptualizar el urbanismo de modo distinto para mejorar la calidad de vida

Urbanismo como modo de reducir el uso de energía

2014

Energy Cities

Energy Cities es una red de más de 1.000 ciudades en 30 países diferentes. Convencida de que la transición energética es más que una cuestión de energía renovable o de tecnologías avanzadas, Energy Cities se propone utilizar los recursos de manera razonada, fortalecer la participación local y mejorar la calidad de vida en una Europa democrática. En 2014, la red presenta 30 propuestas para la transición energética de los territorios.

Son una fuente de inspiración para pensar y actuar de forma diferente. Para pasar finalmente la página de las prácticas insostenibles que nos llevan a callejones sin salida energéticos, climáticos y quizás económicos y sociales.

Para descargar: cahier_es.pdf (5,2 MiB)

El problema que nos ocupa

Siguiendo el modelo estadounidense, la planifica-ción urbana comercial europea ha favorecido con frecuencia las grandes zonas de compras a las afue-ras de las ciudades, cerca de los cruces de carrete-ras y autopistas. Basándose en la lógica de las zonas y en la maximización de los espacios para el esta-cionamiento de vehículos, este modelo fomenta los desarrollos ávidos de terreno y de gasto energético intensivo, además de reforzar nuestra dependen-cia de los vehículos privados. También afecta a la mezcla de funcionamiento urbano, la vitalidad de los centros y vecindarios urbanos, además de la identidad visual de la ciudad.Respaldado por los grandes minoristas y hecho po-sible por un petróleo económico y un gran apetito consumista, este modelo ha llegado al límite. Ya no es apropiado para los retos energéticos y socioe-conómicos futuros. Los grandes minoristas están volviendo a los vecindarios locales y, en Estados Unidos, comienzan a aparecer los terrenos abando-nados de los centros comerciales.Ahora es el momento de preparar zonas comerciales más diversificadas, más cerca del lugar donde viven las personas y accesibles a pie o en bicicleta, y de unos servicios de reparto y compra por Internet, unas opciones con menos gasto energético

propuesta

Debe pensarse en la planificación urbana de modo distinto a la escala de las zonas urbanas y cada uno de sus vecindarios o poblaciones periféricas.Se debe fomentar una mezcla de zonas de vivienda, trabajo, servicios públi-cos y privados, incluyendo las tiendas, adaptar la logística de las cadenas de suministro de modo que los bienes de consumo puedan acercarse más a los consumidores, fomentar la existencia de minoristas y tiendas de cercanía basadas en un reparto de bienes optimizado y menos contaminante, e integrar Internet en la cadena de suministro, además de devolver a las tiendas su función social.

Condiciones necesarias para el éxito

  • Definir una estrategia de planificación urbana comercial local con los comer-ciantes, empresas de distribución a gran escala, cámaras de comercio y asocia-ciones de consumidores y la comunidad local.

  • Integrar sistemáticamente el problema en las políticas de planificación y movi-lidad urbanas, y facilitar el acceso a modos «blandos» de transporte.

  • Usar las normas de urbanismo para regular el desarrollo de grandes centros comerciales y, siempre que sea posible, reservar la venta de bienes esenciales a las pequeñas tiendas locales.

Para ir más allá